Cu√°nto tiempo hasta que otros copien Apple¬ŅProtecci√≥n de privacidad de correo?

Cuando iOS 15 se lanza este oto√Īo, los usuarios tendr√°n acceso a capacidades mejoradas de Siri, nuevas formas de personalizar su dispositivo, √ļtiles mejoras en Find My iPhone / iPad, y varias otras nuevas caracter√≠sticas y funcionalidades para jugar. Pero en el mundo de la privacidad digital y la tecnolog√≠a de marketing, hay una actualizaci√≥n en particular que ha estado enviando ondas de choque hacia arriba y hacia abajo en la industria.

Las empresas que se preocupan por el marketing por correo electr√≥nico han estado en una especie de modo de p√°nico desde la lista completa de iOS. 15 Las actualizaciones se revelaron hace un par de meses, debido a una nueva funci√≥n llamada Protecci√≥n de privacidad de correo. En que Apple est√° llamando un avance de su “liderazgo en privacidad”, la capacidad de bloquear a los especialistas en marketing para que no rastreen el comportamiento abierto de sus correos electr√≥nicos es el primer paso en lo que podr√≠a ser un cambio catastr√≥fico para toda la industria del spam (quiero decir, “marketing por correo electr√≥nico”).

No es de extra√Īar que las principales m√©tricas que utilizan las empresas para realizar un seguimiento del √©xito de las campa√Īas de marketing por correo electr√≥nico sean la tasa de apertura y la tasa de clics. La tasa de clics (el porcentaje de usuarios que hacen clic en un enlace en un correo electr√≥nico) es bastante f√°cil de entender: una vez que hace clic en un enlace, se lo dirigir√° al sitio web de la empresa y desde all√≠ pueden rastrearlo como si usted lleg√≥ al sitio desde un anuncio en las redes sociales o una b√ļsqueda en Google. Decidi√≥ hacer clic en ese enlace en un correo electr√≥nico y, por lo tanto, se espera que la empresa pueda rastrearlo.

  

Las tasas de apertura son m√°s dif√≠ciles de calcular, pero no se equivoque: las empresas saben (y realmente les gusta saber) cuando simplemente abre sus correos electr√≥nicos. Esto se logra incorporando “p√≠xeles de seguimiento” (im√°genes diminutas invisibles para el ojo humano) en esos correos electr√≥nicos de marketing. Entonces, aunque puede ser el correo electr√≥nico de alguna otra compa√Ī√≠a que est√° abriendo en, digamos, su Yahoo o Apple Bandeja de entrada de correo, debido a que esa empresa incorpor√≥ uno de estos p√≠xeles de seguimiento, ahora puede capturar informaci√≥n sobre usted: no solo el hecho de que abri√≥ su correo electr√≥nico (querr√°n hacer un seguimiento y enviarle m√°s correos electr√≥nicos) sino tambi√©n cierta identificaci√≥n puntos de datos como su navegador y la informaci√≥n del cliente de correo electr√≥nico, qu√© tipo de dispositivo est√° utilizando e incluso datos de geolocalizaci√≥n.

Lo que hace Mail Privacy Protection es tomar ese p√≠xel de seguimiento, junto con todas las dem√°s im√°genes dentro de un correo electr√≥nico, y alojarlas en alg√ļn servidor an√≥nimo en alg√ļn lugar. Entonces, en esencia, cuando abre un correo electr√≥nico con esta funci√≥n, ver√° una versi√≥n del correo electr√≥nico que Apple se ha almacenado en cach√© de forma preventiva en su nombre, evitando que se env√≠e cualquier tipo de datos personalizados al comercializador de origen.

Suena como una opci√≥n de sentido com√ļn y una que muchos usuarios sin duda se sorprender√°n al saber que no estaba realmente disponible en ning√ļn dispositivo convencional o cliente de correo electr√≥nico. Pero en el espacio del marketing digital, es dif√≠cil exagerar cu√°nto esto cambia las cosas. Hay empresas enteras de marketing y consultor√≠a creadas en torno a estos p√≠xeles de seguimiento, que permiten cosas como contenido de correo electr√≥nico personalizado basado en el clima seg√ļn el lugar donde abre su correo electr√≥nico o ofertas que cambian din√°micamente seg√ļn el momento en que abre su correo electr√≥nico. El uso de Mail Privacy Protection evitar√° que funcione ese tipo de contenido din√°mico y pondr√° a algunas de esas empresas de nicho en una especie de crisis de identidad.

Por supuesto, es poco probable que a los usuarios finales les importe mucho si esta privacidad adicional evita que los especialistas en marketing proporcionen contenido de correo electrónico más personalizado. De hecho, es probable que exista todo un mercado que lo aplauda como un resultado positivo. Sin embargo, hay otro ángulo de esta nueva característica que puede tener un efecto dominó más material directamente en la experiencia del usuario final, y eso tiene que ver con la etiqueta de precio asociada.

En un movimiento interesante calculado por Apple, Mail Privacy Protection no es gratis. Vendr√° incluido como una funci√≥n adicional para cualquier persona con una suscripci√≥n premium de iCloud, que Apple est√° cambiando de marca a iCloud + (porque no tenemos suficientes servicios digitales con el s√≠mbolo “+” en su nombre en estos d√≠as). El servicio no estar√° disponible para quienes tengan una cuenta b√°sica gratuita de iCloud.

Por supuesto, lo principal por lo que está pagando si está pagando por iCloud es la mayor capacidad de almacenamiento en línea, pero Apple definitivamente está probando las aguas aquí en términos de ver si una mayor privacidad del usuario en sus propios dispositivos es una característica que vale la pena promover en un servicio pago.

No es difícil ver esto como un trampolín hacia un panorama digital futuro en el que las micro transacciones y las tarifas de micro suscripción se ofrecen a los usuarios no solo por los fabricantes de software de terceros, sino también por los propios creadores de dispositivos y plataformas. El tipo de nueva capacidad ofrecida por Mail Privacy Protection solo podría ser ofrecida por Apple. Ese es un hecho convincente si usted es el tipo de persona que ve un mercado de consumidores con una mayor demanda de controles de privacidad como una oportunidad de lucro.

Hablando de la demanda de los consumidores, la privacidad digital es una de esas cosas en las que ninguna empresa quiere parecer un paso atr√°s, por lo que, aunque esto es simplemente un Apple conversaci√≥n en este momento, no es dif√≠cil ver que este tipo de protecci√≥n de correo electr√≥nico se convierta en algo com√ļn. De hecho, hay algunos informes de que Google ya est√° trabajando para adoptar algunas de las otras nuevas Apple caracter√≠sticas de privacidad (aunque a√ļn no la protecci√≥n de privacidad del correo).

Incluso sin la eventual avalancha de imitadores, esta nueva caracter√≠stica va a cambiar una de las formas m√°s antiguas, y a√ļn considerada la m√°s importante, de marketing digital. Seg√ļn el grupo de expertos en marketing por correo electr√≥nico Litmus, que ha publicado una especie de documento t√©cnico actualizado recientemente sobre los impactos de Mail Privacy Protection, casi el 50 por ciento de todos los correos electr√≥nicos se abren en un dispositivo iOS (alrededor del 39 por ciento para iPhone y el 10 por ciento para iPad). ), seguido de Gmail con alrededor del 35 por ciento.

Hasta qué punto esto cambiará la forma en que se ejecuta el marketing por correo electrónico sigue siendo una incógnita en este momento. Lo más probable es que los boletines de noticias de formato largo y otros correos electrónicos que se centran en lograr que los abras y los leas se transformarán lentamente en mensajes más concisos con un solo objetivo: sacarlo del correo electrónico y llevarlo al sitio web de la empresa donde esa nueva expectativa de la privacidad se va por la ventana.

Credito de imagen: Alim Yakubov / Shutterstock