Mujer demanda Apple para alojar ‘aplicaciones de juegos de azar’ despu√©s de gastar miles en moneda del juego

Apple ha sido objeto de una demanda que alega que los juegos gratuitos en la App Store que incluyen moneda del juego constituyen apuestas ilegales.

La demanda, presentada el jueves en el Tribunal de Distrito de EE. UU. Para el Distrito de Connecticut, afirma que Apple “promueve, habilita y se beneficia” de los juegos de apuestas en la App Store.

Por ejemplo, la demandante en el caso, Karen Workman, dice que descarg√≥ una aplicaci√≥n llamada “Jackpot Mania” en 2017 y “comenz√≥ a comprar monedas a trav√©s de la aplicaci√≥n para poder seguir jugando y tener la oportunidad de ganar monedas gratis que perm√≠tale disfrutar de los juegos durante un per√≠odo de tiempo m√°s largo “.

  

En los seis meses antes de presentar la demanda, Workman gastó $3, 312.19 en monedas del juego, agrega la demanda.

Aunque las aplicaciones de juegos de azar est√°n prohibidas en la App Store, la denuncia sostiene que las aplicaciones con moneda del juego a√ļn se incluyen en la categor√≠a de “juegos de azar” porque los usuarios “tienen la capacidad de ganar y, por lo tanto, adquieren m√°s tiempo de juego”.

Adem√°s, argumenta que los cr√©ditos que se “registran y permiten extender el juego” son una cosa de valor. “Las aplicaciones en cuesti√≥n registran cr√©ditos y permiten que el jugador los guarde y juegue m√°s tarde”, dice la denuncia, antes de acusar a la App Store de alojar aplicaciones que violan los estatutos de juego de Connecticut.

“Apple no es un participante menor o incidental en estos juegos de apuestas ilegales. Es el principal promotor y facilitador de la actividad ilegal. Apple mantiene un control dictatorial sobre las aplicaciones que se pueden descargar de la App Store y el m√©todo de pago para comprar art√≠culos dentro de la aplicaci√≥n “, se lee en la denuncia.

La demanda, que busca el estatus de clase, tambi√©n solicita un reembolso de “todo el dinero pagado a trav√©s de los juegos de apuestas ilegales descritos en este documento”, los honorarios de los abogados; y un premio para el demandante por “sus servicios en este caso en nombre de la clase”.